¿Cómo cerrar las tarjetas de crédito?

Cuando estamos en proceso de ajustar y trabajar en nuestras finanzas personales, debemos incluir el crédito, pues en ocasiones se comete el error de pensar que es normal pagar mensualmente una tarjeta de crédito, un préstamo personal o cualquier otro pago que tengamos.

Es excelente tener un plan de ahorros, de cómo vas administrar el dinero, pero no puedes dejar fuera saldar las deudas, por más pequeñas que sean.

Estamos programados, a que es normal pagar mensualmente una cantidad de dinero de alguna deuda.

Sin embargo, no quiero que tengas esa “costumbre” pues pienso que deberíamos y creo en que debemos tener como buena costumbre vivir libres de deudas, y disfrutar al máximo nuestro dinero y la vida.

Una de las cosas que nos ha enseñado la pandemia que atravesamos este 2020, es que muchos experimentamos que lo que creíamos que necesitábamos, realmente no era así. 

Era una falsa necesidad de andar comprando cosas que no necesitábamos para completar una parte de nuestras vidas, pero no quiero discutir esto hoy. 

Quiero ayudarte a cómo puedes cerrar las tarjetas de crédito, evitando que se afecte tanto tu crédito.

Comencemos con lo básico, si tienes una tarjeta de crédito y la saldas teniéndola en cero, y mantienes la cuenta abierta, es un crédito abierto que para cualquier indagación que vayas a solicitar te lo van a considerar como si estuviera hasta el máximo. 

El tener un crédito en cero, es excelente para tu historial de crédito pues el mensaje que le estás enviando a las agencias crediticias es que estás en control y que sabes manejar tu crédito. Esto va aumentando tu empírica a medida que pase el tiempo y mantengas las tarjetas en cero o en balances bajos.

Si por el contrario, tus tarjetas de crédito  están hasta el máximo, el mensaje que le estás enviando a las agencias, es que no tienes control de tus finanzas y que necesitas el crédito para sobrellevarlas.

Esto afectará tu crédito y bajará tu empírica a medida que pasa el tiempo.

Por lo tanto, sea cual sea tu caso debes analizar bien tu escenario financiero, en el caso que te encuentres en el máximo de tus balances debes crear un plan de saldo de deudas, organizando tus finanzas de tal forma que canceles las tarjetas o créditos que no necesites en este momento.

Algo que también debes tener en cuenta es que saldar una tarjeta NO es lo mismo que cerrarla.

Cuando estamos saldando, es cuando nos quedamos con la tarjeta o el crédito abierto, y lo podemos utilizar en cualquier momento. 

Por lo tanto, seguirá siendo de beneficio (o afectando) de tu historial de crédito, dependiendo de tu comportamiento financiero.

En el caso que quieras cerrar tu tarjeta de crédito, es un proceso que puedes comenzar llamando a la institución financiera y comunicando que quieres cerrar tu crédito. 

Dependiendo con qué institución financiera tengas tu crédito, te van a requerir que envíes una carta para esta transacción, por lo tanto, comunicate con ellos y pregunta cual es el proceso.

Si utilizas las tarjetas de crédito de forma sabia, no tendrás que vivir esclavizadas a ellas.

¿Cómo cierras las tarjetas de crédito ?

Este proceso que estaré compartiendo contigo, es el que puedes utilizar como guía para tu proceso.

  1. Salda– cuando tengas un plan de saldo de deudas, y ya hayas identificado cual tarjeta vas “atacar” primero. Mantente consistente en sus pagos y lo planificado hasta que saldes el balance que tienes. Si el balance es muy alto, debes hacer un plan de pago para que puedas salir lo más pronto posible de esa deuda y dejes de pagar intereses innecesariamente.

En mi opinión y lo que me gusta sugerir es que si tienes varias tarjetas de crédito, veas cuál de todas las tarjetas tiene el balance más bajo y la saldes lo antes posible. ¿Por que el más bajo y no el crédito más alto? 

Cuando comienzas a ver resultados, y a eliminar deudas que puedas quitar de en medio, te vas animar y vas a querer más, hasta llegar a lo que te propusiste o tus metas.

Por lo tanto, puedes escoger entre ver resultados rápido, pero que te motiven a seguir o decidir por la deuda con el por ciento más alto y eliminar los gastos de intereses altos. 

Esto puede ser que veas resultados más lentos, pero si eres de los que nada los desanima, puedes optar por esta opción. 

Tu mas que nadie te conoces, por lo tanto, tu decide que funciona mejor para ti, eso si, se consistente en tus planes y en lo propuesto.

  1. Cierra– El cerrar las tarjetas depende mucho de lo que quieres hacer con tus finanzas personales. Me he encontrado con varias personas que prefieren quedarse con los créditos abiertos para asegurarse que no les afecte el historial de crédito. 

Sin embargo, hay otras personas (radicales como yo) que deciden por una tarjeta o producto, sin importar el historial de crédito.

Pero, ¿por qué es importante esto? Ok, te explico. Si tu cierras una tarjeta de crédito que tienes hace más de 20 años porque quieres quedarte con una que es mejor por sus beneficios que adquiriste hace 3 años. 

El historial que acumulaste de la tarjeta de crédito de 20 años, lo vas a perder tan pronto cierres ese crédito. Por lo tanto, esto va a provocar que tu empírica baje, pues estas perdiendo data financiera.

Cuando yo decidí cerrar todas las tarjetas de crédito que tenía, honestamente te digo, que no me importo que perdiera historial, pues estaba 100% segura que no quería tomar nada más a crédito. Cerré todas las tarjetas que tenía, y me quedé con una que era la que mejor interés tenía y más bajo.

Esta es una decisión que debes tomar en casa, analizando todas las opciones que tengas. Las puntuaciones se pueden recuperar a medida que vayas pagando mensualmente a tiempo y sin atrasos. 

  1. Asegúrate dejar todo en orden- Es importante que cuando tu decidas cerrar los créditos que tienes con cualquier institución (sea o no financiera) guardar por un tiempo determinado (el que tu decidas- yo sugiero 7 años) el último estado de cuenta o recibo que tenga balance cero. 

¿Por qué? En temas de pagos, es importante que guardes todos los recibos para evitar que te hagan cargos de intereses o no reflejen el último pago o se acredite este pago a otra cuenta o persona. 

Te sorprenderías cuantos errores vi de esto, cuando trabajaba en el banco. Al no tener una evidencia han tenido que pagar por evitar que se le dañe el crédito. Si es una institución financiera, es probable que tenga forma de rastrear los pagos, pero es un riesgo que nunca me tomo, pues como te mencioné esto pasa y afecta el crédito.

Siempre guarda recibos y si haces los pagos por teléfono, anota con quién hablas, número de confirmación de pago, la hora, la cuenta de banco con la que haces el pago y el día que hagas el pago.

Por último, el consejo que le aplica a todos sin importar tenga o no crédito, verifica tu crédito anualmente.

Si te encuentras en Estados Unidos o Puerto Rico, tienes derecho a sacar un resumen de las 3 agencias de crédito, totalmente gratis. 

En este reporte de crédito vas a poder ver todas las cuentas que tuviste y las que actualmente están activas. También, puedes acceder a las formas en las que haz pagado en la vida de ese crédito que tuviste o tienes. 

Tener este reporte de crédito es excelente porque te permite tener una idea de que tipo de consumidor de crédito eres. 

Puedes analizar lo que tenga que ver con tu crédito, lo que debes arreglar y ajustar de esta área de tus finanzas personales.

¿Donde consigues este reporte?

Puedes ir a la pagina annualcreditreport.com ahí podrás acceder a esta información. Cabe señalar, que como es información sensitiva, debes contestar unas preguntas personales e históricas de tu vida crediticia y profesionales. 

Puede que te pregunten hace cuánto tiempo llevas viviendo en la residencia donde te encuentras, otra pregunta que pueden hacerte es cuánto tiempo llevas trabajando en X lugar, y así sucesivamente. 

Son preguntas que si no tienes la información o te equivocas porque olvidaste la respuesta, te bloquean la cuenta y probablemente tengas que llamar para identificarte o solicitar tu crédito por correo regular.

Así que mucha precaución cuando vayas a contestar las preguntas, hazlo cuando estes sin distracciones y tengas tiempo para invertir en este proceso. 

Resumen, sea cual sea tu decisión de quedarte o no con todas las tarjetas que tienes, lo importante es la estrategia que uses tu crédito y lo hagas con sabiduría.

No te dejes impresionar por lo primero que aparezca, siempre analiza y busca opciones que te permitan hacer comparaciones en los productos que puedan afectar tu crédito.

También puedes escuchar el episodio de mi podcast de martes financiero donde podrás tener información de este tema.

Si estás buscando una asistencia personalizada con tus finanzas personales y ayuda directa, puedes solicitar información de las Asesorías Individuales para poderte asistir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *