¿De dónde recortar gastos para ahorrar?

Los ahorros son necesarios para los próximos meses que se avecinan y para cerrar este 2020 como lo habíamos planificado. Es normal que nos sintamos un poco frustrados porque no hemos podido lograr lo que queríamos por causas ajenas a nuestra voluntad. Sin embargo, podemos comenzar a crear un plan para cuando toda esta situación de la pandemia mejore.

¿Cómo puedes comenzar?

Para empezar de forma organizada, debes identificar cuánto dinero necesitas o quieres ahorrar para mejorar tu vida financiera.

¿Para qué necesitas el dinero? ¿Cuál será el propósito del ahorro? y finalmente, ¿Cuánto dinero necesitas para completar ese ahorro?

Puedes tener muchos anhelos como por ejemplo:

Primer paso. Recopilar Información
Comienza con el Monitoreo de Gastos. Este es un ejercicio muy sencillo, que te enfrentará a tu realidad de gastos.

  • Viajes en familia (cuando podamos hacerlo)
  • Estudios universitarios de tus hijos pequeños
  • Saldar deudas
  • Ahorrar para invertir,
  • Ahorrar para el futuro, para una casa, un Fondo de Emergencia y todo aquello que quieres lograr, sin tener que llenarte de deudas.

Podrás identificar dónde estás gastando más dinero, y por dónde puedes comenzar a recortar gastos innecesarios y re-dirigir ese dinero para cualquiera de las categorías que identificaste anteriormente.

Te recomiendo hacer esta tarea por 2 semanas, de esta forma podrás comenzar a reconocer cuáles son tus gastos.

Sin embargo, entre más información tengas mejor, pues así podrás determinar por donde puedes empezar a recortar tus gastos.

¿Qué vas a hacer?


Para iniciar debes hacer las anotaciones diarias de los gastos, utilizando una agenda, alguna aplicación de uso para este propósito, o un Excel. Lo importante es que tengas la siguiente información: fecha, tienda o comercio, método de pago, cantidad gastada y al final puedes identificar categorías por cada uno de los gastos realizados.

¿Para qué es la categoría?
Porque al final debes totalizar todos los gastos por cada una de ellas, para que cuando hagas tu presupuesto las puedas tener en tus gastos diarios y establecer unos límites.

Segundo paso. Organizar los gastos.
Te mencioné que debes identificar los gastos por categoría, el propósito de esto es que se haga más fácil de identificar y organizar dichos gastos.

¿Cómo los organizamos?
Ya debiste haberlos identificados por las categorías y totalizarlos.

Ahora bien, de todos los gastos vamos a ir eliminando o disminuyendo las cantidades de cada uno de ellos.

Por ejemplo, si tus gastos se vieran de esta forma al totalizarlo:
Gasolina – $130
Comida fuera de casa – $160
Compra para la casa $228
Entretenimiento familiar – $198
¿Qué deberías hacer?

De todos estos, ¿Cuál podríamos eliminar? ó ¿Cuál se podría disminuir a lo mínimo?

Si usamos las mismas categorías que utilizamos en el ejemplo anterior, podemos quizás verlo de esta forma:
Gasolina – $130 – lo dejamos igual
Comida fuera de casa – antes: $160 // ahora: $100
Compra para la casa – antes: $228 // ahora: $200 (utilizando cupones de descuentos)
Entretenimiento familiar – antes: $198 // ahora: $75
La diferencia de lo que recortamos, la podemos establecer para una de las partidas de ahorro que ya habíamos identificado.

Si te fijas, no son cambios significativos o radicales, tú puedes ser tan radical como sean tus metas financieras.

Mi mejor consejo y sugerencia, es que vayas poco a poco para que te acostumbres y si tienes algún dependiente, no te tome por sorpresa y también sea parte del proceso de ajuste.

¿Por dónde más puedes hacer ajustes?

Verifica tus facturas mensuales, como por ejemplo:

Inscripciones: Hoy en día podemos recibir diferentes artículos por un módico precio, que quizás al momento de pagarlo no duele “tanto”.

Vemos que hay diferentes cajitas de maquillajes que como toda mujer nos encanta (¡y me incluyo!), pero realmente ¿necesitamos eso? o,

¿Cuántas veces nos matriculamos en el gimnasio y terminamos de pagar la membrecía y fuimos?, ¡3 veces!

Si pudieras cancelar la membrecía del gimnasio sin penalidades, te sugiero que lo elimines. Camina por tu casa, por un parque o la playa, te relajaras y conocerás personas y tu bolsillo te lo agradecerá. Si no puedes cancelar sin penalidad, sigue asistiendo al gimnasio, pero sácale provecho ¡por favor!

Cable Tv, Internet. Evalúa la factura del cable y del internet, valida si estas utilizando todo lo que tienes en los paquetes y si entiendes que puedes eliminar servicios o cambiarte de compañía sin penalidades, trata de contemplarlo y buscar alternativas.

Agua embotellada. Gastamos tanto dinero en botellitas de agua y ni no lo notamos. Necesitamos beber aguar y con los calores que hacen en Puerto Rico, es vital en nuestro vida diaria.

No estamos en momentos de botar nuestro dinero, es momento de ahorrar y pagarnos a nosotros primero.

¿Por qué no te compras 1 botella plástica y te la llevas a todos lados y la llenas en alguna fuente de agua?
En esa jugada, fácil te puedes ahorrar unos $50, MENSUALES.

Esta cantidad pudiera duplicarse o hasta triplicarse si por necesidad tenemos que comer fuera ya tenemos nuestra bebida y no tenemos que entrar en un gasto mayor. ¡Saca tu botella y a beber agua!

Utilidades (agua, electricidad, calentador) ¿Cómo puedo ahorrar en las utilidades que más se utilizan? Sencillo, y esto es algo que yo puse en práctica en mi hogar, desconecta todo los electrodomésticos que no usas regularmente, del receptáculo de la electricidad.

¿Cómo? ¿Para qué?

Bueno, cada vez que dejas conectado algún enser eléctrico, este sigue produciendo electricidad, los cargadores, televisores, DVDs, cualquier cosa que dejes pegado a la pared seguirá consumiendo aún si no se usa. Inténtalo un mes, tan pronto te llegue la factura verifica cuánto fue el consumo y después de haber recibido esa factura comienza con este ejercicio y compara con el mes anterior. Quizás el ajuste es pequeño, pero recuerda que cada centavo cuenta.

Compras inteligentes, ¿Qué son las compras inteligentes?, todas las consumos que realizamos se deben pensar y analizar antes de hacerlos.

Típicamente, una mujer regular no hace esto, pero es algo que DEBEMOS hacer por el bien de nuestro bolsillo. Estas compras inteligentes deben ser tanto para grandes como pequeños gastos.

Antes de salir de casa a comprar alimentos, revisa lo que realmente te hace falta, has una lista y establece un presupuesto para la compra.

Personalmente tengo una tabla que utilizo para más o menos saber cuánto debo gastar en mis compras.

Otro consejo bien importante para ahorrar, es que en Puerto Rico está sonando el uso de los cupones de descuento. Quizás nos avergonzamos de utilizarlos, pero eso es dinero que nos estamos AHORRANDO. Haz el análisis de cuánto gastarías y cuánto estarías ahorrando. Déjame saber si realmente podrías ver una diferencia.

Esto puede multiplicar y lograr ampliar la lista de lo mucho que podemos hacer para aumentar nuestros ahorros. Sin embargo, esto es poco a poco, no tienes que ser radical en tus cambios, a menos que quieras ver cambios más rápidos.

Además, a veces podemos romper alguna regla y complacernos con algún antojo que tanto queremos o compartir un café con excelente compañía, pero debemos analizar bien por dónde se está escapando nuestro dinero.

Te invito a pensar e identificar aquellos gastos que puedes dejar de hacer por tu salud, por tu familia y por tus ahorros.

Cumple con tus prioridades y metas, para que puedas lograr lo que siempre hayas querido alcanzar.

Si necesitas un poco de dirección para conversar con tu familia y que te apoyen en este proceso, baja el checklist financiero que tengo para ti. Deja tu información aquí para enviártelo por correo electrónico.

Add A Comment